¿Puede el dueño de una plaza de garaje usar la piscina del edificio?

Con la llegada del sol y el buen tiempo, las comunidades de propietarios con piscina empiezan a preparar la temporada de verano. En esta época es normal que surjan dudas y preguntas. Una de las que se suele repetir a menudo es ¿Puede el dueño de una plaza de garaje usar la piscina del edificio? En este artículo respondemos a ésta y a otras cuestiones relacionadas con el uso de la piscina comunitaria:

-. ¿Puede el dueño de una plaza de garaje usar la piscina del edificio?

En principio y salvo que se haya acordado lo contrario de común acuerdo con todos los vecinos, el dueño de una plaza de garaje no debería poder usar la piscina comunitaria del edificio. De hecho, existe una sentencia  del Tribunal Supremo (del 02-02-2006) en la que se establece que la piscina es para uso y disfrute de los titulares de la viviendas de la comunidad, pero los que únicamente tengan un parking no pueden usar un elemento común que no guarda ninguna relación con la mejor utilización de una plaza de garaje.

-. ¿Pueden inquilino y propietario usar al mismo tiempo la piscina del edificio?

Lo ideal sería que la comunidad tuviera unas normas de régimen interno o unos estatutos donde quedaran recogidos este tipo de supuestos. Sin embargo, como no siempre existen, ésta es una pregunta frecuente con la llegada del buen tiempo. Lo cierto es que ni la Ley de Propiedad Horizontal (salvo lo estipulado en la exposición de motivos y en el artículo 7) ni la Ley de Arrendamientos Urbanos detallan ni abordan con contundencia cómo solucionar este conflicto. Hay que tirar de jurisprudencia o remitirnos al contrato de alquiler firmado entre propietario e inquilino. En muchas ocasiones, en el contrato el propietario se reserva el derecho de utilización de la piscina, negando su uso al inquilino. Ello se realiza porque, normalmente, el coste de la comunidad  (donde se suele incluir el mantenimiento de estas instalaciones) corre a cargo del dueño del piso. También es muy frecuente el caso contrario, que el contrato establezca que el inquilino puede usar y disfrutar este equipamiento.

-. ¿Debe tener socorrista la piscina de mi comunidad?

Depende. La normativa varía en función de la comunidad autónoma y de las características de la piscina. Cataluña, Baleares, Murcia y Castilla León dejan la regulación de las piscinas comunitarias a las comunidades de vecinos, entendiendo que son propiedad privada y quedan exentas, en consecuencia, de la normativa reguladora de piscinas públicas. En el caso de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, si hay más de 30 viviendas que conformen la comunidad, sí es obligatoria la existencia de socorrista. En cambio, si la comunidad de vecinos no supera las 30 viviendas, no se requiere un vigilante. Lo mismo pasa con los vestuarios: si la comunidad tiene más de treinta viviendas, debe tener unas instalaciones habilitadas para esta función. En cambio, si es una comunidad menor, no es necesario.

-. ¿Debe haber un botiquín de primeros auxilios en la piscina comunitaria de mi bloque?

Suele ser obligatorio disponer de un botiquín de primeros auxilios, correctamente equipado y situado en lugar visible. También es recomendable exponer en un lugar visible la información sobre la existencia de socorrista, las direcciones y teléfonos de los centros sanitarios más cercanos y de emergencias. Además, se aconseja tener a la vista las normas de utilización de la piscina y derechos y deberes para los usuarios.