Cinco tips para un alquiler más barato

El alquiler de una vivienda suele ser uno de los gastos mensuales más elevados para los que eligen viven en régimen de arrendamiento. Sin embargo, existen una serie de trucos que nos pueden ayudar a encontrar alquileres más baratos. Repasamos algunos tipos para conseguir un arrendamiento más económico:

-. Ofrécete para hacer obras en el piso:

Una buena idea para conseguir pagar menos a final de mes es pactar con el propietario la realización de obras o mejoras en la vivienda a cambio de una reducción (o permuta) de la renta mensual. Es lo que se llama Renta por Reforma y cada vez cuenta con más adeptos en nuestro país. Consiste en que el inquilino se comprometa a realizar obras en el piso a cambio de vivir en él.

-. Cuidado con los gastos:

A menudo una renta muy económica puede implicar que el inquilino deberá hacerse cargo de los gastos de suministros (agua, electricidad, gas, teléfono, internet…) y de los gastos de la comunidad. Pacta bien estos términos antes de firmar el contrato, ya que es posible que después puedan encarecer de forma notable el precio del piso.

-. No escojas calles principales:

Una buena elección de la calle nos puede ayudar a ahorrarnos mucho dinero, aún eligiendo un piso dentro de la misma zona. Las arterias principales siempre suelen ser más caras que las calles secundarias o callejuelas más pequeñas. Antes de decidirte por un piso de alquiler, estudia bien la zona y trata de determinar que diferencias de precio existen entre las calles de un mismo barrio. De esta manera, podrás centrar tu búsqueda de piso en las más económicas.

-. Opta por un piso sin muebles:

Los pisos vacíos suelen ser también más económicos que los pisos amueblados. Si tienes la opción de traer tus propios muebles, te ahorrarás un dinero extra en el alquiler. En caso de que no tengas posibilidad de traer tu mobiliario, es cuestión de hacer números y valorar si te conviene comprar algún mueble o si no te compensa.

-. Sin ascensor ¡gimnasio gratis!:

Si no te asusta subir unos pisos todos los días, una buena opción para ahorrar un dinerillo en el alquiler es buscar pisos altos (a partir de un tercero) sin ascensor. Suelen ser más económicos por el hecho de tener esta carencia y, en muchas ocasiones, se trata de viviendas que están muy bien, tanto en lo referente al estado como a la ubicación. Sin embargo, son algo más baratos que los pisos con ascensor en la misma zona.