San Valentín: ¿cuánto cuesta vivir en la calle de los Besos?

Hoy, 14 de febrero, se celebra el Día de los Enamorados. San Valentín es la fecha reconocida internacionalmente como la efeméride del amor. Por eso, desde Nuroa hemos echado un vistazo al callejero y nos hemos encontrado con calles muy románticas. Se han preguntado alguna vez ¿cuánto cuesta vivir en la calle de los besos? ¿Y en la de los enamorados? Ahora se lo contamos.

En Barcelona, por ejemplo, podemos encontrar calles como el Carrer dels Petons (la calle de los Besos), situada en la barrio de la Ribera, en la zona del Born. Es una de las áreas más de moda de la capital catalana y eso se nota en los precios. Vivir en la calle más besucona cuesta alrededor de 350.000 euros por un piso 3 habitaciones. Eso sí, la historia de la calle tiene su miga. Cuenta la leyenda que esta vía, que actualmente no tiene salida, antes daba a la zona donde se ejecutaban los presos. Actuaba, por lo tanto, como una suerte de corredor de la muerte y era el escenario de muchos besos desesperados por parte de sus familias a las personas que iban a ser ejecutadas.

Menos triste es la historia de otra calle muy romántica de Barcelona. Se trata de la calle de los Enamorados (carrer dels Enamorats) situada entre los barrios de Sagrada Familia y el Clot. Según cuentan, la actual calle está trazada sobre el antiguo “camí dels Enamorats”, que conducía de Sant Martí a Barcelona. Actualmente, vivir en esta zona tampoco es nada económico. Un piso de 4 habitaciones ronda los 397.000 euros.

En Madrid también encontramos calles que invitan al romanticismo. La calle del Amor Hermoso es un buen ejemplo de ello. Situada en el barrio de Usera, esta vía no es de las más económicas de la ciudad, pero tampoco se sitúa entre las más caras gracias a sus 1.581 euros/m2.

Es complicado asegurar si vivir en estas calles asegura a sus inquilinos el amor, pero lo cierto es que más complicado es aún que, en caso contrario, nos devuelvan el dinero.

Calles para singles

Sin embargo, no todo son calles para el amor. Para aquellos que pasen el día de San Valentín sin pareja, el callejero también tiene sus recursos. En Madrid, por ejemplo, encontramos la Calle del Desengaño (una de las más antiguas de la capital situada en pleno centro) y para los más optimistas, la calle de Volver a Empezar. Se trata de una vía dedicada a la película del mismo nombre. Una obra de 1982 de José Luís Garci que tiene el honor de ser el primer largometraje español en recibir un Óscar.

Comments Closed