Ola de frío: trucos para estar caliente sin gastar de más

La ola de frío que estos días azota España está dejando todo el país en temperaturas bajo cero, incluso en ciudades poco habituadas a ello, como Barcelona o Valencia. Son días de ajustar el termostato de la calefacción y de recurrir a mantas y jerseis gruesos, pero existen algunos trucos para estar caliente en casa sin gastar de más. Os contamos algunos de ellos:

-. Aprovecha las horas de sol

Si tu casa está orientada al sol, un truco para ahorrar calefacción es aprovechar las horas de más insolación para caldear las habitaciones de forma natural. Sube las persianas y corre las cortinas desde las 13.00 hasta las 17.00 horas y podrás beneficiarte del calor de la luz solar.

-. Aísla puertas y ventanas

Un truco casero para evitar la entrada de aire frío y humedad es aislar las puertas y ventanas  de nuestra casa. Especialmente si son viejas y no cuentan con ruptura del puente térmico. Por ejemplo, podemos colocar un burlete o perfil bajo la puerta para impedir que se cuele aire frío en el interior de nuestra casa. Existen varias opciones que podemos encontrar en ferreterías y tiendas de bricolaje, siendo los autoadhesivos unos de los más fáciles de colocar. También podemos proteger nuestras ventanas de la misma forma. Encontraremos burletes de caucho, películas adhesivas que cubren todo el cristal, perfiles de diferentes materiales… etc. Se ha comprobado que este tipo de aislamientos pueden suponer un ahorro energético de hasta el 15%.

-. No tapes los radiadores

Una práctica común en invierno es colocar ropa en los radiadores para que se seque, ya que hacerlo en el exterior a veces resulta complicado. Sin embargo, hacerlo puede suponer una pérdida calorífica importante en el hogar. Hay que tener en cuenta que los radiadores aportan más o menos calor en función de la superficie que tienen. Si cubrimos esta superficie, estaremos perdiendo temperatura. Por eso, se aconseja despejar los radiadores y colocar la ropa a secar sobre una silla (o un tendedero) a unos centímetros de distancia del radiador pero sin que estén en contacto.

-. Cuidado con el termostato

Cuando hace frío en el exterior, lo primero que pensamos es subir el termostato de la calefacción para conseguir aumentar la temperatura. Sin embargo, hay que tener cuidado con ello si no queremos ver disparada nuestra factura energética a final de mes. En general, se aconseja tener el termostato a 21 grados. Una temperatura considerada idónea para no pasar frío. Hay que tener en cuenta que, según los expertos, cada grado adicional que subamos por encima de esto 21 supondrá un 7% de aumento del consumo.

Comments Closed