Día Mundial de la Felicidad: ¿Qué casa nos hace felices?

Hoy lunes 20 de marzo se celebra el Día Mundial de la Felicidad. Una efeméride creada en 2013 por Naciones Unidas para conmemorar el importante papel que desempeña este sentimiento en la vida de las personas. Pero ¿qué nos hace felices? ¿una casa en propiedad? ¿un piso de alquiler pero céntrico? Desde el Nuroa analizamos el papel de la vivienda en la construcción de la felicidad personal.

Según una encuesta de la Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat) de 2015, los europeos son mayoritariamente felices. Los datos son claros en este sentido, 6 de cada 10 residentes de la UE dijeron que durante las últimas cuatro semanas fueron felices siempre o la mayor parte del tiempo y casi un tercio de la población de la UE estuvo contenta alguna parte del tiempo.

La vivienda, ya no es motivo de preocupación en España

Pero ¿qué papel tiene la vivienda en este sentimiento? Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la vivienda no es una de las preocupaciones más importantes para los ciudadanos españoles en estos momentos. Tanto es así que sólo un 0,2% de encuestados la valora como el principal problema que existe actualmente en España.

Hogares más grandes, mayor felicidad

Así pues, a diferencia de lo que pasó durante los años de la crisis económica, la vivienda no es ya un obstáculo para la felicidad personal. Al contrario, las personas que viven en hogares más grandes parecen ser las más felices, según los datos de Eurostat. Así, el 66,8% de los europeos que viven en hogares con dos adultos y tres hijos y el 65,8% con dos adultos y uno o dos niños respondieron que eran felices siempre o la mayor parte del tiempo. Las personas que viven solas, en cambio, son las más infelices según el estudio.

Málaga, una de las ciudades más felices de Europa

Sin embargo, si no formamos parte de este afortunado grupo de europeos que se declaran felices, siempre podemos trasladarnos a Málaga, considerada por la Unión Europea como una de las localidades con mayor felicidad del viejo continente.

Vivir de alquiler en la capital malagueña (donde el 97% de la población se declara feliz) cuesta 977 euros si escogemos un piso de 4 habitaciones y 924 si nos decantamos por una vivienda de tres dormitorios. No parece tan imposible de conseguir, ¿verdad?

En cualquier caso, se trata de precios a tener en cuenta si buscamos felicidad, ese sentimiento intangible y etéreo pero imprescindible para el bienestar personal.

 

Comments Closed