Un molino o un parque de bomberos: casas singulares para vivir

¿Ha pensado alguna vez cómo sería vivir en un antiguo molino de viento? ¿Y en un parque de bomberos? Aunque pueda parecer insólito, no lo es tanto y algunos privilegiados han convertido en viviendas habituales espacios tan singulares como molinos, conventos o iglesias. Éstos son algunos ejemplos de reconversiones de edificios históricos en residencias particulares:

-. Molino de viento en Lincolnshire (Reino Unido)

Este molino tradicional fue construido en 1840 y se encontraba en estado de abandono cuando fue comprado por su actual propietario, Gordon Marshall, veinte años atrás. Marshall dedicó tiempo y esfuerzo a su renovación y lo convirtió en una moderna vivienda unifamiliar de seis dormitorios. Techos y suelos de madera, amplios espacios, impresionantes vistas y una planta circular son algunas de las señas de identidad de la propiedad, que ahora sale a la venta por 1,2 millones de euros.

-. Parque de Bomberos en San Francisco (Estados Unidos)

Aunque parezca un sueño, vivir en un parque de bomberos es perfectamente posible. Un ejemplo de ello es esta casa en la zona de Noe Valley (en San Francisco), que fue una estación antiincendios durante más de 50 años. Construida en 1909, es un ejemplo del estilo arquitectónico Mission Revival y actualmente pertenece a los renombrados artistas de San Francisco Mark Adams y Beth Von Housen, quienes la han convertido en un hogar de diseño, con equipamientos de lujo y un estilo contemporáneo con predominio del blanco, el acero y los espacios abiertos.

-. Molino de Viento en Alphen aan den Rijn (Países Bajos)

Los molinos son una de las señas de identidad de Holanda, su característica forma (difícil de encontrar en cualquier otro país) los ha convertido en casi tan típicos como los tulipanes y, pese a que la inmensa mayoría llevan años en desuso, se han convertido en todo un símbolo. Por ello, no es raro encontrar antiguos edificios de este estilo reconvertidos en modernas viviendas para uso familiar. Un ejemplo es este molino situado en Alphen ann den Rijn (una localidad cercana a Utrecht), que data de 1836 y que ha sido reformado para convertirlo en una casa con cuatro dormitorios y garaje. Cerámica, techos altos, vigas de madera… lo convierten en una vivienda perfecta para los amantes de lo tradicional que, no obstante, no quieren renunciar a la modernidad, ya que también esté equipado con las más modernas tecnologías. Además, la propiedad, situada junto al río, cuenta con una pequeña casa de invitados con jardín. Todo el conjunto acaba de salir a la venta por 1,6 millones de euros.

 

-. Monasterio capuchino con muelle privado (Estados Unidos)

No sólo los edificios agrícolas o  industriales pueden reciclarse para tener una segunda vida como viviendas particulares, también los religiosos. Un buen ejemplo de ello es este precioso monasterio capuchino situado junto al río Severn en Annapolis (EEUU). El edificio, de 2.415 m2, cuenta con vistas al río, su propio muelle y siete dormitorios y ocho baños. Pero eso no es todo, porque también incluye servicios como un spa, una biblioteca, una sala de juegos, una bodega y dos piscinas (una exterior y otra interior). Completan el conjunto una pista de tennis, un garaje para nueve vehículos y una casa para invitados.

 

Comments Closed